Athleticzales

Comprar a Fernando Llorente puede costar 63 millones y 52 Javi Martínez

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Comprar a Fernando Llorente puede costar 63 millones y 52 Javi Martínez

Mensaje por Athmin el Vie 12 Nov 2010 - 14:32

El abono del IRPF, un as en la manga del Athletic para retener a sus futbolistas más codiciadosLa normativa fiscal dejaría en su mano obligar a pagar 63 millones al equipo que quiera llevarse a Llorente y 52 al que desee a Martínez

Macua: «Sabemos que podemos exigir un sobrecosto por la salida de jugadores»

«Las cláusulas son suficientes para protegernos». En medio de un ambiente general de pánico, Fernando García Macua, presidente del Athletic, proclama desde hace meses su calma, como si tuviera un as guardado en la manga. Fernando Llorente y Javi Martínez, sus piezas más cotizadas, están bien protegidos con los blindajes, al menos hasta que acaben contrato en 2013 y 2014, respectivamente. El del delantero riojano es de 36 millones de euros, por 30 el del centrocampista navarro, 36 a partir del próximo 1 de julio.

Las palabras tranquilizadoras de Macua han llenado horas y horas de tertulias. Quien más quien menos se ha atrevido a lanzar sentencias sobre la capacidad financiera del Real Madrid o el Manchester City, por ejemplo, para abordar una operación de este calado. El diagnóstico general es que si Florentino Pérez o Mansour bin Zayed al-Nahyan, el jeque que compró el club británico, se encaprichan, pondrán sobre la mesa ese dinero sin problemas.

- «Lo que tiene que hacer el Athletic es lo que hicimos nosotros con Cazorla cuando se lo quiso llevar el Madrid de Calderón el 28 de agosto de 2008 y no había posibilidad de encontrarle recambio».

Lo dice José Manuel Llaneza, consejero delegado del Villarreal y mano derecha de Fernando Roig.

- ¿Y qué hicieron?

- Además de mejorarle el contrato, advertirle al Madrid que debía pagar el IRPF (el impuesto sobre la renta de las personas físicas).

La operación se habría elevado así a los 28 millones de euros. El Villarreal sabe de lo que habla. En 2007 Roig fichó a Ayala, que acababa contrato con el Valencia y le impuso una cláusula de 6 millones. De repente, al Zaragoza se le antojó el central argentino y fue a degüello a por él. ¡Ah, sí!, pues a pagar el IRPF, sentenció el Villarreal. Los aragoneses debieron hacer frente finalmente a 10,5 millones.

Javier Fusté, miembro del Grupo de Derecho Deportivo del prestigioso bufete barcelonés Cuatrecasas, explica la situación. «Las normas del fútbol español indican que el único que puede depositar el dinero de una cláusula de rescisión es el jugador. Cuando un futbolista se presenta ante la Liga Profesional con el dinero para quedar liberado sucede lo siguiente: como esa cantidad se la ha dado un club, Hacienda entiende que se trata de rendimiento de trabajo y eso, en estos casos, tiene un tipo máximo de gravamen, de hasta el 43%». Para llegar a este escenario basta con que el vendedor se niegue a llegar a un acuerdo, aunque sea sobre la misma cantidad de la cláusula, y obligue al futbolista a poner el dinero.

Hay dos maneras de que un jugador se vaya de un equipo. Por medio de un traspaso con una cifra acordada entre los clubes, que obliga a pagar al comprador el 18% de IVA, aunque luego esta cifra puede ser repercutida en sus cuentas con Hacienda. La otra es por medio de una cláusula, que actúa como efecto disuasorio para frenar la marcha del futbolista.

Los más valiosos

Vayamos a casos concretos en el Athletic. Si el Real Madrid o el City vienen a por Llorente y la junta decide poner cara de perro y dificultar la operación lo más posible, el club comprador tendría que pagar 63,15 millones de euros. Se desglosarían de esta forma: 27,15 millones, un 43%, para la Hacienda foral en concepto de IRPF y los otros 36 millones para el Athletic como pago por la cláusula de rescisión. En el caso de Javi Martínez, 30 millones, el costo total se iría a 52,6 millones, 22,6 por el IRPF y 30 de cláusula.

Con una regla de tres se puede poner el precio de venta final, con impuestos incluidos, a cualquier jugador. Hagamos la cuenta con los más valiosos. Andoni Iraola tiene una cláusula de 24 millones, pero se podría exigir el pago de 42. San José pasaría de 30 a 52,6. Muniain, de 45 a 78,9. Susaeta, de 35 a 61,4. El caso más espectacular sería el de Amorebieta. Sus 50 millones de blindaje se convertirían en 87,7 con el IRPF incluido.

A todo esto habría que añadir otra dificultad para el comprador. Hay que poner el dinero sobre la mesa rápido. En el caso de Llorente, los 36 millones de cláusula tendrían que ser a tocateja y los 27,5 del IRPF en la siguiente declaración de Hacienda. Bastante menos asequible que los tres plazos marcados para pagar al Manchester United los 93 millones que costó Cristiano Ronaldo o los cinco en los que se hace frente a los sesenta millones de la operación Kaká.

Fusté admite que el asunto puede generar controversia. «Hay ciertos autores que consideran que hablamos de un efecto neutro, que es como comprar un piso por un millón y venderlo por lo mismo, que no hay ganancia patrimonial. Sin embargo, la Agencia Tributaria entiende que estamos ante un rendimiento de trabajo y que se trata de un pago a cuenta». Como es habitual en el fútbol, la carga fiscal siempre recae en el club. Es decir, el Athletic no ganaría más por estos jugadores, pero sí lograría que su precio prácticamente se duplicara si aplica esta estrategia defensiva.

Hasta el momento, la mayor parte de los clubes acostumbran a llegar a acuerdos, aunque sea por la cláusula de rescisión. Eso hicieron, por ejemplo, los entonces directivos del Athletic Javier Uria y Fernando Lamikiz con la Hacienda guipuzcoana cuando el Athletic se llevó a Joseba Etxeberria por 550 millones de pesetas y la Real amenazó con imponer el cobro del IRPF. Con Osasuna y el fichaje de Javi Martínez tampoco hubo inconvenientes. Lamikiz y Patxi Izco pactaron un pago en dos plazos, tres al contado y tres al año siguiente. Por tanto, los navarros giraron una factura y el Athletic hizo frente al IVA. No había por tanto IRPF que meter en la operación.

Otro caso de tremenda polémica, la fuga de Figo del Barcelona al Madrid por 10.000 millones de pesetas se resolvió también con una componenda entre Florentino Pérez y Joan Gaspart. Pese a la tremenda bronca que se organizó, el dirigente del Barça aceptó un acuerdo en forma de traspaso a cambio de que el Madrid retrasara la presentación del portugués al día siguiente de las elecciones que ganó Gaspart a Lluis Bassat. Más recientemente, el Valladolid quiso aplicarle el IRPF al Atlético de Madrid con el portero Asenjo. Finalmente transigió con el traspaso porque logró la cesión del delantero Diego Costa. Es decir, quien se encastilla en este impuesto al menos logra algo a cambio.

Posible reducción

La cantidad que se paga por el IRPF puede tener una opción de reducción, avisa Fusté. Este caso se dará si viene un club extranjero a por Llorente y Martínez en el mercado de invierno, que se abre el 1 de enero. Si un jugador se va fuera antes de vivir 183 días de ese año en el país no se le considera residente fiscal en España. Por tanto no tendría que pagar IRPF, sino el Impuesto sobre la renta de no residentes. Es el 24%. Así las cosas, si el City viene en enero a por Llorente y el Athletic se niega a cerrar un acuerdo, el coste para el comprador, impuestos incluidos, sería de 47,3 millones. En el caso de Martínez se elevaría a 39,4.

Cuando Macua hablaba de que estaba tranquilo porque las cláusulas son blindaje suficiente, tenía el as del IRPF guardado en la manga.


avatar
Athmin
Administrador
Administrador

Mensajes : 3530
Puntos : 11916
Fecha de inscripción : 01/07/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.