Athleticzales

La plantilla del Athletic Club clama contra el arbitro

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La plantilla del Athletic Club clama contra el arbitro

Mensaje por Athmin el Lun 25 Oct 2010 - 15:03

Se encontraron en un estado que se podría definir como de estupefacción al inicio y de tremendo enfado después. Cuando uno de los jueces de línea hizo que Clos Gómez pitara el penalti que dio al Sevilla su cuarto gol, los jugadores del Athletic no salían de su asombro. Tuvieron que acercarse al árbitro aragonés para enterarse de lo que sucedía y saciar de paso su curiosidad. «Le hemos preguntado, pero ¿qué has pitado?»», narró Koikili. Penalti por mano de Ustaritz, respondió el colegiado.

Fue la segunda decisión errónea de Clos Gómez que perjudicó gravemente al Athletic. La otra fue la que significó el primer penalti, poco antes del descanso, cuando Ustaritz se cruzó ante Luis Fabiano. Ninguna de las dos jugadas era merecedora de pena máxima. Y no solo lo dijeron los rojiblancos. La mayor parte de los ex árbitros que ahora intervienen en los carruseles de la jornada se pronunciaron en el mismo sentido.

La actuación de Clos Gómez marca cualquier análisis del partido. Si un espectador llega a un estadio en el minuto en el que se pita el final de un encuentro, solo tiene que mirar a la actitud de los jugadores para hacerse una primera idea de cómo ha sido la actuación del juez. El colegiado aragonés atrajo hacia sí a todos los rojiblancos. Hubo papeles distintos entre ellos. Orbaiz, en su labor de capitán apagafuegos, intentó apartar a los compañeros más vehementes. Uno de ellos era Susaeta, que daba vueltas alrededor del árbitro apretando los puños y los labios para controlarse.

A Iraizoz no hubo manera de controlarle. Algo muy grueso le debió decir porque Clos le marcaba el camino de los vestuarios con un «no te pases, no te pases». Parece evidente que el portero se excedió del límite de las quejas, pero el colegiado pasó por alto el asunto en la redacción del acta. Tampoco había mostrado ninguna tarjeta a Ustaritz pese a que, según él, cometió dos penaltis, uno por interrumpir el paso de un atacante y el otro por mano. Vamos, las típicas componendas de los árbitros que no tienen ninguna certeza de que lo señalado sea lo correcto.

En la jugada del segundo penalti, Negredo puso sobre el estómago de Iraizoz una de sus botas. Al portero le debía doler todavía cuando pasó por la zona mixta, el camino entre el vestuario y el autobús. Por prudencia y para evitar una escandalera, Caparrós decidió que no fuera uno de los tres futbolistas facultados a ofrecer declaraciones. Dejó ese papel a los siempre cautos Llorente, Koikili y Vélez.

Mientras Koikili se digiría a los micrófonos, el portero pasó por detrás. En su expresión una mueca de dolor, como si la patada de Negredo le hubiera arrancado las tripas. Pero su rabia era para Clos Gómez. «Ya podéis darle bien (en las crónicas) al árbitro. No ha pitado ni plancha, ni falta. Y se saca una mano. Ha sido increíble», lanzó con un estruendo ensordecedor.

Sus compañeros estaban también muy enojados, pero lograron que se les notara menos. «En la jugada del cuarto gol del Sevilla, el árbitro se ha equivocado. Hay falta a Gorka, pero pita penalti. Si no llega a tomar esa decisión, seguro que empatamos porque nos habíamos ido arriba con los dos goles», relató Fernando Llorente, quien añadió otra jugada para el debate. «Antes del penalti por manos de Konko, hay otra jugada en la que me agarra».

Koikili optó por poner en evidencia al árbitro primero en el campo y luego ante los informadores. En el césped fue irónico. Al poco del 4-2 de los andaluces, el lateral tuvo un encontronazo con Kanouté en el área. «Pita otro penalti», lanza retador a Clos Gómez.El aragonés hace como que no escucha.

Ante los periodistas, el defensa de Otxandio indicó que el «penalti del 2-0 es muy dudoso, pero el del 4-2 es increíble. No hay nada que hacer si en un campo de estos te tienes que pelear además con las decisiones del árbitro». No es la primera vez que sucede con este zaragozano. El pasado curso ya se ganó la irritación rojiblanca al expulsar a Javi Martínez y Pablo Orbaiz en Villarreal.

Como Llorente, Vélez era de los que se preguntaba y se respondía a sí mismo. «El primer penalti, que no era, ha llegado en un momento que nos ha hecho mucho daño. Y ¿qué habría pasado si no señala el segundo? Estoy seguro de que empatamos porque estábamos mejor que ellos y además éramos uno más. Desde luego, las decisiones del árbitro nos han perjudicado», indicó antes de dirigirse al autobús, en donde esperaba Iraizoz, todavía clamando contra Clos Gómez.

avatar
Athmin
Administrador
Administrador

Mensajes : 3530
Puntos : 11892
Fecha de inscripción : 01/07/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.