Athleticzales

Andoni Iraola cumplira su parido 300 con el Athletic

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Andoni Iraola cumplira su parido 300 con el Athletic

Mensaje por Athmin el Miér 13 Oct 2010 - 13:10

Indiscutible desde su debut en 2003, Andoni Iraola cumplirá el domingo su partido 300 con el Athletic

Indiscutible en las últimas ocho temporadas, Andoni Iraola comienza a alcanzar números de jugador venerable. El domingo, sin ir más lejos, cumplirá 300 partidos con el Athletic, una cifra que le sitúa en el puesto 34 del ranking del club. Eneko Arieta con 302, Argoitia con 308, Rafa Iriondo con 323, e incluso Alkiza con 328, pueden ser superados por el futbolista de Usurbil esta misma temporada. Para ello le bastaría con mantener la extraordinaria regularidad que viene mostrando a lo largo de toda su carrera. Pocos futbolistas han jugado tanto y tan seguido en los últimos años como este futbolista nacido en la cantera del Antiguoko, en la misma cuna que Xabi Alonso, Aduriz y Arteta.

Iraola tenía 21 años cuando debutó con el Athletic el 30 de agosto de 2003 en un partido contra el Barcelona en San Mamés. Se podría decir que era ya un jugador hecho y convenció desde el principio. Ernesto Valverde no lo dudó. También para el técnico de Viandar de la Vera era su debut en Primera aquel choque contra el Barça de Rijkaard que inauguró la temporada 2003-04, pero estaba convencido de que Iraola era una apuesta segura. La única duda tenía que ver con su posición, un interrogante que todavía sigue existiendo por mucho que su carrera la haya desarrollado casi por entero de lateral derecho y haya alcanzado la internacionalidad jugando en esa posición. En su primera temporada, Valverde colocó a Iraola de interior y no lo movió de allí, salvo esporádicos pasos por el banquillo. El carril del 2 lo ocuparon esa campaña Javi González, César y Lacruz. Fue en su segunda temporada cuando el actual técnico del Olympiakos decidió retrasar definitivamente la posición del jugador de Usurbil.

Valverde recuerda a la perfección aquellos movimientos. «En el Antiguoko, Andoni jugaba de carril en una defensa de 5. Llegó al juvenil de honor y le pusimos de lateral en una defensa de 3. Técnicamente era muy bueno, con una gran salida de balón desde atrás, aunque defensivamente tenía problemas. Cuando llegó al Bilbao Athletic y la competición se hizo más dura comenzó a jugar también de interior, donde sobresalía porque tenía una gran visión de juego y un gran centro. Y además hacía goles. La duda que había entonces en su progresión es que no era un jugador muy rápido ni muy potente para una posición en banda. La primera temporada en el primer equipo jugó sobre todo de interior, porque a veces a Joseba Etxeberria lo colocábamos de segundo delantero y por protegerle un poco y no colocarle directamente en el lateral. El segundo año jugó casi siempre en la defensa, sobre todo en casa. Lo coloqué de lateral porque era una posición que conocía de su etapa de formación y porque nuestro equipo era muy ofensivo y tanto con él en un costado como con Del Horno en el otro nos garantizábamos una buena salida del juego», rememora.

Muchos recursos

Ese tipo de movimientos son «algo lógico» a juicio de Iñaki Sáez, que como futbolista también vivió un reciclaje similar, pasando del extremo al lateral derecho. «Iraola no es un lateral específico, sino un jugador de mayor recorrido, capaz de desplegarse en defensa y ataque. Es un futbolista con muchos recursos. Por ejemplo, es de los pocos laterales que, cuando avanza, es capaz de recortar hacia dentro. Y eso es algo muy importante porque de esa manera, en lugar de tener solo una opción de pase, tiene tres: al lado contrario, a la banda o por dentro», explica el ex seleccionador, que no se cansa de alabar la regularidad del guipuzcoano. «Es el típico jugador que los entrenadores siempre queremos tener, el que te asegura un 7 siempre», dice.

Convertido ya en un veterano -del once con el que debutó solo Gurpegui continúa en el equipo-, Andoni Iraola comienza a escuchar, por primera vez, algunas voces críticas. Éstas no se refieren a su calidad, que nadie se atreve a poner en cuestión, sino a su rendimiento. O mejor dicho: a la distancia existente, hoy por hoy, entre su potencial y los resultados que está ofreciendo al equipo en la pasada temporada y en lo que se lleva de la presente. La impresión general es que Iraola, lejos de progresar en los años más propicios para ello -entre los 25 y los 28-, se ha estancado, quizá acomodado dentro de una plantilla en la que no tiene nadie que le haga sombra.

Se podría decir que Iraola ha hecho de la regularidad su mejor virtud y los aficionados le piden más. Le piden, ante todo, que esté a la altura de su calidad. Y eso son palabras mayores porque hablamos de un futbolista finísimo. Josu Urrutia, por ejemplo, asegura que no recuerda a un lateral del Athletic con su clase. «Aparte de su calidad técnica, lo que más destacaría de él es lo bien que lee el fútbol. Sabe amoldarse a cualquier situación en la banda y ha llegado a jugar hasta de pivote, lo que demuestra su versatilidad. Por otro lado, no siendo un jugador rápido, tampoco ves que le desborden fácilmente. Y eso significa que sabe estar en el campo», comenta el ex jugador rojiblanco.

¿A qué se debe, por tanto, que el brillo de Iraola haya menguado? O planteada esta misma pregunta con una mayor carga de profundidad, al estilo de lo que lo vienen haciendo los socios del Athletic desde hace un tiempo. ¿A qué se debe que el mejor Iraola que se ha visto fuera el de sus primeras temporadas? Una de las explicaciones es evidente. El fútbol que hacía el equipo de Ernesto Valverde era ideal para sus características. Y no solo eso. Iraola, un chaval sensato, inteligente y con ciertas inquietudes culturales, era feliz bajo el mando de Txingurri, que tenía un gran ascendente sobre él.

Menor producción

La marcha del técnico que le hizo debutar en Primera tuvo un impacto muy negativo en el jugador, que penó de nostalgia en la campaña 2005-06. En la siguiente, forzado por unas circunstancias extremas que le llevaron a jugar en tres posiciones distintas, Iraola fue una pieza básica para lograr la salvación. «Sin duda, fue uno de nuestros pilares. El equipo estaba como estaba y nos vino fenomenal poder utilizarlo junto a Murillo en el centro del campo», recuerda Ángel Garitano, 'Ondarru', que solo tiene buenas palabras para Iraola. «Es un gran profesional y un chico con estudios que, cuando abre la boca, es para decir cosas coherentes».

Con Joaquín Caparrós, el de Usurbil ha seguido jugándolo todo. Y no solo eso. Hace dos años, se estrenó como internacional con España. Por ese lado, el jugador solo puede estar satisfecho. No solo continúa siendo un fijo, sino que no se le adivina un sustituto a la vista. Ni siquiera un recambio para momentos puntuales. El hecho de que el entrenador de Utrera esté probando esta temporada de Óscar de Marcos como lateral derecho lo dice todo sobre el vacío que dejaría la hipotética baja de un futbolista tan regular que ni siquiera se lesiona. Ahora bien, más allá de estos datos y estas consideraciones, lo cierto es que la etapa de Caparrós en el Athletic no parece haber sido hasta ahora demasiado estimulante para Iraola, que ha perdido impacto en el juego del equipo.

A este respecto, hay un dato llamativo referido a su producción goleadora. En sus cuatro primeras temporadas, el lateral quipuzcoano disputó 137 partidos de Liga y marcó 14 goles en jugada. (Los conseguidos de penalti los dejamos aparte). Salía, por tanto, a un gol cada 9 partidos. En las cuatro últimas campañas, su producción realizadora se ha reducido gravemente: 4 goles en jugada en 112 partidos, es decir, uno cada 28 encuentros, por tanto. ¿Una casualidad? No lo parece, la verdad. Se antoja mucho más razonable pensar que el tipo de fútbol que propone Caparrós, muy poco dado a las alegrías ofensivas de los defensas, ha rebajado considerablemente la aportación ofensiva de un jugador que es uno de los termómetros más precisos para medir la calidad del juego del Athletic. Cuando el 15 rojiblanco brilla, el Athletic reluce. Es raro que no se cumpla esta regla, que habla por sí sola de la importancia de un futbolistadel que, después de 299 partidos, se sigue esperando lo mejor.


avatar
Athmin
Administrador
Administrador

Mensajes : 3530
Puntos : 11950
Fecha de inscripción : 01/07/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.