Athleticzales

El "trivote" pierde credibilidad

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El "trivote" pierde credibilidad

Mensaje por Athmin el Lun 4 Oct 2010 - 18:12

EL 'TRIVOTE' PIERDE CREDIBILIDAD

La rentabilidad de la fórmula con Gurpegi en la banda derecha se ha desplomado en este inicio de Liga
Caparrós la ha empleado en tres compromisos, con un balance de dos derrotas y un empate

Susaeta se encontró "a gusto" sobre el campo
Susaeta saltó al césped de Mestalla con un difícil objetivo: ayudar al equipo a recuperar el norte tras el desastre de la primera mitad. Y cumplió. Lideró la reacción con su dinamismo y su vocación ofensiva. No fue suficiente para arrebatarle al líder los tres puntos que ya tenía en su bolsillo, pero sí sirvió para que el eibartarra hiciera una reivindicación de su juego. Tras el encuentro, manifestó que "he estado a gusto en el campo, hemos jugado a gusto entre unos cuantos y hay que quedarse con lo positivo y pensar en el siguiente partido"

La idea de jugar de inicio con Gurpegi en banda derecha cuajó muy bien en sus inicios. Los leones ganaron cuatro de los cinco primeros partidos y empataron uno. Entre las victorias destaca la conquistada sobre el Real Madrid y el punto fue cosechado ante el siempre temible Barça. Caparrós, en vista de los éxitos obtenidos, siguió apostando por esta fórmula hasta llegar a un total de 18 encuentros. El balance fue de 24 puntos, fruto de seis triunfos, seis empates y seis derrotas. Cabe señalar que después de los prometedores cinco primeros partidos, sólo sirvió para sumar once puntos en trece encuentros. La idea fue perdiendo fuerza con el paso de las jornadas

La fórmula del 'trivote' que tan buenos resultados dio la pasada temporada al Athletic ha perdido credibilidad en este inicio de Liga. Joaquín Caparrós ha recurrido a ella en tres ocasiones, con un balance de dos derrotas y un empate. La rentabilidad se ha desplomado hasta situarse en un único punto sobre nueve posibles (11%). Y no es sólo una cuestión de números. La sensación sobre el campo es que la apuesta ha perdido fuerza. Ya no ahoga al rival con la presión de los tres pivotes rojiblancos en la medular y, en cuanto al ataque, sólo ha funcionado en el segundo tiempo frente al Sporting para rescatar un empate tras una primera parte en la que encajaron dos goles.

La idea nació de la voluntad que tenía Caparrós de controlar el centro del campo a base de una asfixiante presión. Las ayudas de Gurpegi al doble pivote, compuesto casi siempre por Orbaiz y Javi Martínez, redundaban en una rápida y peligrosa recuperación de la pelota para buscar un ataque que cogiera por sorpresa al rival. Los leones asimilaron muy bien esta idea. Aunque también tenía sus contras. El precio a pagar era la profundidad que daría un jugador específico de banda por la derecha. Un sacrificio que el utrerano asumía con frecuencia en vista de los buenos resultados que estaba obteniendo con su fórmula.

Esta temporada, sin embargo, se ha quedado sin el aval de los marcadores a favor. Cierto que las dos derrotas han sido a manos del Barça y del Valencia. Pero la propuesta de juego tampoco ha convencido. Especialmente ante el líder, cuando Caparrós se vio obligado a cambiar de estrategia para buscar una reacción que llegó demasiado tarde. El centro del campo careció de la intensidad deseada y el equipo, desordenado y desorientado, cedió impotente ante las acometidas de los che.

La otra cara

El balance de los otros tres partidos, disputados con interiores específicos, es mucho más positivo. Dos victorias -Hércules (0-1) y Mallorca (3-0)- y una derrota ante el Atlético que dejó buenas sensaciones en lo que respecta a la propuesta futbolística bilbaína. Curiosamente, pese a ser una fórmula a priori más ofensiva, los leones han logrado mantener con ella su puerta a cero en dos ocasiones. La dos victorias se produjeron si goles del equipo rival.

Markel Susaeta fue el elegido para ocupar la banda derecha ante el Hércules y el Atlético y David López, frente al Mallorca. Pero el preparador rojiblanco dispone de más alternativas para dar profundidad a la banda derecha de su ataque. Los incisivos De Marcos y Muniain bien pueden actuar en dicha demarcación.

En Mestalla Caparrós volvió a recurrir al eibartarra, aunque en esta ocasión desde el banquillo, para tratar de enmendar la plana tras el naufragio del primer tiempo. El interior le dio aire al equipo, que se hizo con el control de la pelota. Enseñó los dientes. Pero el lastre acumulado en los primeros 45 minutos fue demasiado pesado para lograr devorar al líder
avatar
Athmin
Administrador
Administrador

Mensajes : 3530
Puntos : 11862
Fecha de inscripción : 01/07/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.