Athleticzales

Igor Martinez bien en su debut

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Igor Martinez bien en su debut

Mensaje por Athmin el Dom 19 Sep 2010 - 16:23

Ya son diecinueve años sin que el Athletic pierda en el estadio de El Molinón, un campo que consideraba suyo. El partido dejó un par de momentos para el recuerdo. El primero, de pesadilla: el estrepitoso error de Gorka Iraizoz por exceso de confianza. Fue el 1-0 para los asturianos. El otro para la historia de un muchacho: el debut de Igor Martínez (21 años, Vitoria) como rojiblanco. No fue un estreno cualquiera. En su bautismo en Primera fue el mejor de su equipo, el principal argumento ofensivo y autor de la asistencia que permitió a Carlos Gurpegui colocar el 2-1 y meter de nuevo al cuadro visitante en el marcador.

Llorente ha sido la obsesión semanal de Manolo Preciado. Al punto de que, por primera vez desde que aterrizó en Gijón en 2006, organizó un entrenamiento a puerta cerrada. En él se ensayó la forma de hacer frente al delantero rojiblanco, con apoyos y marcajes por delante de los mediocentros Rivera y 'El vasco' Eguren.

Preciado daba por hecho que el compañero de Llorente sería Susaeta. Y también aleccionó a sus centrocampistas, a quienes previno para cortar la línea de suministro del eibarrés al campeón del mundo. Lo que ni el entrenador cántabro ni nadie esperaban es que Caparrós hiciera una apuesta inesperada, fuerte por su osadía. Ni Susaeta, ni De Marcos, ni Vélez. El compañero de Llorente fue un chico que desde 2008 no jugaba un partido en una Liga profesional. En la campaña 2007-08 disputó 18 encuentros con el Alavés en Segunda A. El club albiazul bajó a Segunda B y por allí ha transitado el delantero hasta que el técnico utrerano pidió su fichaje. El Athletic pagó en verano 200.000 euros e Igor puso rumbo a Bilbao.

El entrenador le garantizó una taquilla en el vestuario del primer equipo, con el que se entrena, pero «para quitarle presión» le comunicó que jugaría con el Bilbao Athletic hasta que llegara el momento de dar el salto.

Ya lo barruntaba

El día fue ayer. Igor ya barruntaba algo desde el viernes, cuando por primera vez desde que llegó Caparrós le citó a una sesión la víspera de un encuentro. Y decidió además jugársela con él. Le pidió que mostrara su principal cualidad: ser un futbolista muy descarado y sin miedo a nada, de esos que intentan hacer algo en cada momento, independientemente de que les salga o no. En el primer balón que tocó se fue por la banda derecha. Juan Pablo le dejó libre el palo corto para cerrar el centro a Llorente. Es lo que intentó el alavés. Hasta un chico tan osado como él le parecía exagerado jugársela en el primer balón que toca en la máxima categoría.

Caparrós quedó cautivado por el gran rendimiento de Igor en la pretemporada, en la que anotó tres goles. Allí confirmó que se encontraba ante un tipo muy vertical y con capacidad para caer a un costado y a otro. Es lo que mostró en El Molinón y lo que sorprendió a la defensa asturiana, preparada para hacer frente al juego entre líneas de Susaeta, pero no a las llegadas desde las bandas de Igor y su empeño en buscar en todo momento la espalda de los centrales.

En el peor momento del Athletic, después de que Iraizoz emulara a 'Calamity' James y con la defensa convertida en un agujero negro, el alavés mantuvo una entereza a prueba de desactivador de explosivos. En los minutos que transcurrieron entre el primer y el tercer gol del partido (el de Gurpegui), el jugador más activo en el ataque rojiblanco fue el vitoriano. Gracias a su empeño en no bajar nunca los brazos el día de su debut condujo un balón por la banda izquierda que puso en la cabeza de Gurpegui para que anotara el 2-1. El Athletic estaba de nuevo en el partido. Y se lo debía en gran parte al vitoriano.

Caparrós tuvo en cuenta ese detalle cuando llegó el turno de los cambios. Fue el segundo en irse, en el minuto 70, por Vélez, que se movió con bastante menos ímpetu que él. En todo caso, era de cajón relevarle en el día de su estreno. Tantos sprints y carreras ponían en duda que acabara entero.

El utrerano le elogió con entusiasmo. «Para ser su primer partido en Primera ha estado magnífico». El jugador abandonó el campo con la camiseta firmemente amarrada. «Ésta me la llevo a casa. Estoy muy feliz, pero tengo muy claro que lo difícil no es llegar, sino mantenerse».
avatar
Athmin
Administrador
Administrador

Mensajes : 3530
Puntos : 12010
Fecha de inscripción : 01/07/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.